sábado, 23 de febrero de 2013

Las cosas del día a día

En nuestro trabajo a lo largo de cualquier año podemos relacionarnos con numerosas personas, adultos, niños,  ....hemos hecho nuevos amigos con los que se mantiene el contacto con posterioridad  a las visitas e "incluso" hay quien repite y cada vez que viene lo hace con amigos o familiares distintos; evidentemente no todo es tan bonito, de tarde en tarde nos encontramos con alguna espinita pero son las que menos y se acaban convirtiendo en mera anécdota de libro.
 Hoy ha sido una de las mañanas de las que cuando terminas te quedas con la satisfacción de un trabajo bien hecho, tras terminar la visita en el Castillo con un grupo de Imserso, varias personas del grupo se han extrañado cuando al preguntarme si era bañusca les he dicho que no, el motivo según ellos "vivía lo que estaba contando y lo había sabido transmitir" por lo que tenía que ser del pueblo. 
 No es la primera vez que nos han hecho este tipo de comentario, tanto al equipo de CULMINA como al de la Oficina de Turismo, y es porque en cada visita ponemos la ilusión como si fuera la primera que hicimos e intentamos transmitirlo, porque el trabajo de un Interprete del Patrimonio no es solo contar todos sus conocimientos sobre un sitio sino saber transmitirlos y hacer que quien te escucha no salga indiferente, que reflexione y que se lleve en el mismo saco conocimientos y sensaciones mezclados.


2 comentarios: